Producción de Moda

Cómo lograr una producción de moda en 5 pasos.

Al igual que una pieza de cerámica, una producción de moda surge desde lo simple para luego moldearse poco a poco. Por lo tanto, ya sea para foto-producto o crear un catálogo en línea, lo importante es que tengás claro estos 5 pasos para lograrlo. 

Todo inicia con una idea

Lo primero será tener una idea para llevar a cabo. Para esta etapa inicial, existe una herramienta maravillosa: la lluvia de ideas o brain storming. Por ejemplo, querés desarrollar una serie de fotografías sobre la comodidad de tus productos en otoño-invierno; lo versátil que puede ser una campera de jean

Tomá lápiz y papel y apuntá todas las palabras, frases o escenas que imaginés. La premisa de la lluvia de ideas es la libertad, toda idea es válida, nada se desecha, incluso si estás muy inspirado, animate a hacer un moodboard. Podés definir un tiempo para este proceso, 15 minutos para desbordar tu mente. 

Una vez que hayas escrito todo lo que surgió, uní aquellas ideas que estén relacionadas entre sí, el resultado serán grupos de ideas. Es el momento de estudiar cada grupo ¿Tengo lo necesario para llevar a cabo esta idea? ¿Puedo sustituir algún elemento? ¿Comunica con fluidez el concepto?

Acá se ubica la pre-producción o primera etapa. Con idea en mano es posible realizar un documento que describe claramente lo que ocurrirá en la escena: dónde se ubicará el modelo o maniquí -si es que estás usando alguno- qué ropa vestirá y qué poses realizará. Imaginá que es como un guión para tu producción de moda. 

Prepará el producto

Es vital mostrar un producto en perfectas condiciones. Lavá muy bien la prenda que formará parte de tu shooting, eliminá cualquier tipo de mancha o suciedad. Repará todos los desperfecto y cortá los hilitos sobrantes. Planchá la pieza para desaparecer pliegues o arrugas. Existen tutoriales en Youtube fantásticos sobre cómo planchar camisas, vestidos o pantalones.

La edición digital excesiva podría comprometer la calidad de la imagen. Por eso, este paso ahorrará horas de post-producción innecesarias. 

Usá un fondo neutro

Al fotografiar sobre un fondo neutro podés evitar distracciones y centrar toda la atención hacia el producto. Tratá de capturar los colores lo más fiel posible, pero no te preocupés porque la práctica hace al maestro. 

No tenés que tener los mejores o más caros props, podés utilizar lámparas domésticas para la iluminación y si te querés poner creativo, hay muchísimas ideas de lámparas DIY en internet que te pueden servir.

Si tomás las fotos en exteriores tenés que estar preparado para cambios de luz durante el día, además si hay mucho sol las fotos pueden quedar «quemadas» o sobre-expuestas.

Los rollos de papel blanco son ideales y económicos, preguntá por ellos en cualquier tienda de suministros fotográficos, pero cualquier superficie te va a servir, puede ser una sábana lisa, un mantel, o una cartulina.

Entre maniquíes y modelos

Ambos tienen sus ventajas. Invertir en un maniquí asegura la posibilidad de utilizarlo tantas veces quieras, poder manipularlo y trasladarlo donde desees. Podés crear un efecto de maniquí invisible en la fase de post-producción, allí destacará la forma y ajuste de la prenda.

Invertir en un modelo ofrecerá la imagen de cómo se vería el producto en una persona real, cómo se ajusta al cuerpo. El modelo humaniza la prenda.

Tanto los maniquíes, como los modelos son muy útiles a la hora de hacer una producción de moda, sin embargo, no son indispensables. Si no querés utilizar ninguna de estas dos herramientas también podés hacer foto-producto en formato flatlay. Ponete creativo y usá distintos elementos, como accesorios; flores; hojas; ramas o papeles de colores, para decorarlo y darle un toque único y vistoso. Hacelo atractivo para tu consumidor.

Post-producción para afinar detalles

La última etapa del proceso se destina a editar o intervenir digitalmente las imágenes o videos realizados. Existen diversas alternativas y muy sencillas.

Los profesionales utilizan herramientas como Lightroom o Adobe Photoshop, pero si no tenés una compu, o si querés hacerlo más simple, hay algunas apps que podés descargar en tu celu para editar,  Canva, InstaSize o Spark Post, son ideales para aquellos que están iniciando.

Para finalizar, revisá tus fotos y comparalas con el concepto que escribiste antes de empezar. Aprovechá al máximo el tiempo que tengás disponible y preparate para decir «Luces, Cámara, Acción!» 

TOP